10 de junio de 2022

AySA y el Centro Cultural de la Ciencia realizaron la primera edición del ciclo de charlas “El futuro del agua” en el Palacio de Aguas Corrientes

Agua y Saneamientos Argentinos y el Centro Cultural de la Ciencia realizaron con éxito la primera edición del ciclo de charlas “El futuro del agua”: un espacio para pensar, debatir y poner en agenda temas urgentes en relación al agua.

El primer encuentro, realizado el miércoles 8 de junio en el Palacio de Aguas Corrientes bajo el lema “El final de una etapa puede ser el comienzo de otra”, tuvo como protagonistas a Inés Camilloni (climatóloga), a Martina Gomez y Mercedes Pombo (referentes de Jóvenes por el Clima) y a Alejandro Barrio (director de la Dirección técnica y de Desarrollo Tecnológico de AySA), quienes hablaron sobre la crisis climática que interpela a la humanidad y cómo la misma tiene sin dudas consecuencias sobre el agua. El debate estuvo moderado por Nora Bar (periodista científica) y contó con la participación de estudiantes secundarios y especialistas en la temática.

Al finalizar el encuentro, la directora de Relaciones Institucionales de AySA, Mayra Mariani, expresó: “Más que futuro, tenemos que hablar del presente del agua y creemos que nosotros como empresa de agua y saneamiento tenemos la responsabilidad de empezar a instalar la concientización en la gente. Hoy fue la primera charla y hablamos de la importancia que tiene este recurso finito, como digo yo, porque no es infinito, es finito. Todos coincidimos en que es hoy cuando hay que instalar el tema y ponerlo en agenda de todos y todas, de los gobiernos, de las escuelas, de las empresas… este mensaje tiene que llegar de alguna manera, tenemos que ser cada vez más los que nos preocupamos por este tema tan importante”.

Nora Bar, por su parte, remarcó la importancia de este tipo de charlas a la hora de empezar a generar cambios individuales en el día a día: “Si en cualquier espacio de la Ciencia y la Salud es importante la decisión individual, en el tema del ambiente nuestra decisión y nuestra responsabilidad adquiere una importancia aún mayor. Porque si uno piensa que si gasta un poquito más de agua no pasa nada, pero si ese pequeño gasto lo multiplicamos por los 3 millones que viven en la Ciudad de Buenos Aires o por los 47 millones que somos en el país, y por los 7.000 millones que vivimos en el planeta vamos a ver cómo cada una de nuestras pequeñas acciones individuales tienen una trascendencia que va más allá de esa medida que nosotros advertimos. Este tipo de charlas nos ayudan por un lado a ver cuál es la incidencia de nuestras acciones individuales, pero también a pensar en la imagen grande: qué es lo que podemos hacer, qué deberíamos reclamar a las instituciones y a los Estados, en qué podemos contribuir y cuál es el papel que tenemos que jugar para preservar algo sin lo cual ninguna vida es posible como es el agua”.

Mercedes Pombo, además, hizo especial hincapié en la necesidad de pensar en términos de justicia social las problemáticas ambientales: “La justicia social tiene que estar totalmente relacionada a la justicia ambiental no solamente porque no nos podemos desentender del entorno en el que nos desarrollamos, sino también porque quienes más sufren las consecuencias del cambio climático son los sectores que tienen menos herramientas para hacerle frente. En ese sentido, toda medida tendiente a disminuir las desigualdades sociales es también una medida de adaptación al cambio climático, lo cual se hace muy palpable cuando hablamos del acceso al agua corriente y potable”. Su compañera activista, la joven Martina Gómez, de tan solo 16 años, agregó: “Los jóvenes somos actores de cambio, por eso es importante que nos involucremos para que en el futuro podamos habitar una tierra justa, digna, con igualdades, con justicia climática y justicia ambiental”.

Ines Camilloni, por su parte, aclaró por qué es tan importante tomar medidas de adaptación al cambio climático: “Argentina es un país que es altamente vulnerable al cambio climático y a las consecuencias que implica el cambio climático sobre el recurso del agua”. En esa misma línea, Alejandro Barrio enfatizó: “Desde AySA ya venimos trabajando en medidas de adaptación, con herramientas que puedan predecir inundaciones y otros cambios en las condiciones del río, como puede ser una bajante. Pero la adaptación tiene un límite, porque si no hacemos algo para cambiar esa tendencia, con la adaptación no va a alcanzar. El cambio climático está asociado a la actividad humana, somos principalmente nosotros quienes desde lo más pequeño y cotidiano podemos hacer algo por el cuidado del agua”.

Para enterarte de las próximas ediciones de este ciclo de charlas, seguí de cerca las publicaciones de @aysa_cultura en Instagram. También podés conocer más sobre todas las actividades educativas y culturales de la empresa, ingresando acá.

Atención Comercial

6333-AGUA(2482)

Lunes a Viernes de 8 a 18 hs.

Correo Electrónico

atencionalusuario@aysa.com.ar

Atención Técnica

0-800-321-AGUA(2482)

Todos los días, las 24 hs.